Hay muchas formas de cocinar con legumbres, la más sencilla y rápida es utilizar legumbres cocidas en conserva, pero si nos animamos a cocinar este alimento tan saludable como lo hacían nuestras abuelas y preparar una fabada o un cocido es probable que nos asalten montones de dudas ¿es necesario poner en remojo todas las legumbres? ¿Qué tiempo de cocción necesitarán? Hoy te resolvemos todas estas dudas para que tu salto a la cocina tradicional sea todo un éxito.

 

¿Por qué se ponen en remojo las legumbres?

El principal motivo por el que las legumbres se ponen en remojo el día anterior o unas horas antes de cocinarlas es porque de este modo logramos reducir el tiempo de cocción prácticamente a la mitad. Tengamos en cuenta que las legumbres son semillas secas y de esta manera vamos a rehidratarlas logrando que sean más tiernas, digestivas y saludables. Si decidiéramos no hidratarlas, asumiendo una cocción mucho más larga con las legumbres secas, estas además perderían en el proceso buena parte de sus nutrientes.

 

Tiempos de remojo para cada tipo de legumbre

Cuando pongamos una legumbre en remojo debemos tener en cuenta que en proceso de hidratación aumentará su volumen (puede llegar a triplicarse), por lo que utilizaremos un recipiente grande con abundante agua a temperatura ambiente. En función del tipo de legumbre variará el tiempo de remojo:

  • Lentejas: son las que menos tiempo requieren, entre 2 y 4h, incluso podríamos llegar a prescindir de este paso y cocerlas directamente sin que la cocción al dente requiera un periodo de tiempo largo.
  • Judías: lo ideal es mantenerlas en agua entre 4-8h, el tiempo exacto dependerá del tipo de judía.
  • Garbanzos: son la legumbre que requiere un periodo de hidratación más largo, en torno a 10-12h.

Tendremos en cuenta estos datos como referencia orientativa ya que el simple hecho de cambiar el tipo de legumbre (por ejemplo pasar de un garbanzo pedrosillano a uno lechoso, o el tiempo que la legumbre lleva seca), alterará los tiempos de remojo ideales. En ese caso tendremos en cuenta que siempre será mejor pasarnos que quedarnos cortos. Sólo evitaremos pasar de las 12h, si no queremos que las legumbres empiecen a perder propiedades.

Tiempos de cocción

Una vez hemos hidratado las legumbres siguiendo la referencia de tiempos estarán listas para la cocción, a continuación encontrarás algunas pautas para cocinarlas correctamente:

  • Lentejas: Las lentejas se cocinan comenzando con agua fría que después llevaremos a ebullición junto con el resto de ingredientes. El tiempo, que variará en función de si las hemos hidratado o no (recordemos que esta legumbre es la única que admite las dos opciones), oscilará entre 30 minutos y 1h. Si las cocinamos en olla exprés los tiempos se reducen notablemente pasando a 10-20 minutos de cocción.
  • Garbanzos: La particularidad de los garbanzos es que los añadiremos al guiso cuando el agua esté en ebullición, desde ese momento necesitarán entre 1 y 2h de cocción en olla normal (el tiempo siempre variará en función del tipo de garbanzo que usemos). En caso de cocinar en olla exprés necesitaremos entre 20 y 30 minutos.
  • Judías: Igual que ocurría con las lentejas, las alubias deben introducirse en la olla con el agua aún fría. Dependiendo del tipo de judía la cocción oscilará entre 30 minutos y 1h, y si optásemos por cocinar en olla exprés los tiempos se reducirían entre 10 y 20 minutos.

Al igual que ocurría con el remojo, la cocción puede variar al cambiar el tipo de legumbre, por lo que siempre que cocinemos una legumbre por primera vez debemos tomar los márgenes más amplios de remojo y vigilar bien su evolución durante la cocción, de esta manera tendremos el éxito asegurado.

Tu opinión nos importa

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.