Hace 6.000 años las prensas de aceite se extendían por las orillas de todo el mediterráneo para producir el preciado oro líquido. Y desde entonces se ha instaurado como un básico indiscutible en nuestra gastronomía. En

España se consume una media de 470 mil toneladas de aceite al año, pero no todos los aceites tienen el mismo sabor.

A continuación te presentamos las principales diferencias para que puedas elegir en el lineal del supermercado la variedad que más se adapta a tus platos.

Variables que afectan al sabor del aceite:

  1. La acidez: Se refiere a la cantidad de ácidos grasos libres que hay en el aceite, imperceptible a través del gusto pero claro indicador de calidad. El aceite será mejor cuanto menor sea la cantidad de ácidos grasos.
  2. Los polifenoles: Son antioxidantes naturales presentes sólo en el aceite de oliva virgen y virgen extra. Los polifenoles además de intensificar el sabor del aceite pueden hacerlo más amargo y picante.
  3. La variedad de aceituna: Algunos aceites solo contienen un tipo de aceituna como la picual, la arbequina, la hojiblanca o la cornicabra, otros en cambio, como el aceite coupage, son el fruto de una cuidada mezcla de diferentes variedades de aceituna.

En función de todos estos detalles vamos a encontrar interesantes propuestas de aceite de oliva gourmet que nos ofrecen una amplia gama de matices tanto en los sabores como en los aromas.
Pero esto no es todo, también es muy importante considerar el método de elaboración para valorar su calidad.

  • Aceite de Oliva Virgen Extra :Es el aceite de oliva de mayor calidad, fiel al proceso de producción original, se trata sencillamente de zumo de aceituna prensada, sin ningún tipo de aditivos o conservantes, por lo que es el más sabroso, aromático, saludable y delicado de los aceites. Su acidez es inferior al 0,8%.
  • Aceite de Oliva Virgen: Cuando hablamos de aceite de oliva virgen nos referimos al extraído exclusivamente de aceitunas mediante procesos que no alteren su composición, ni características. Al eliminar la palabra “Extra” eliminamos también algo de calidad: aunque sigue siendo zumo de aceituna prensada, es menos sabroso y aromático. Su acidez más alta, pero siempre inferior al 2%.
  • Aceite de Oliva: Cuando el aceite de oliva no es virgen hablamos de una mezcla de aceites vírgenes y refinados (el refinado químico o térmico se realiza para limpiar colores, aromas y sabores de aceites con una acidez superior al 2%).
    Aunque este es un aceite de menos calidad, en su elaboración sólo intervienen aceitunas. Su acidez es inferior al 1% debido al proceso de refinado pero antes de dicho proceso la acidez puede ser superior al 2%.
  • Aceite de Orujo de Oliva: Se trata del aceite de oliva de menor calidad porque en su proceso de producción además de aceitunas interviene el orujo de oliva refinado (los restos de aceituna que quedan tras haber extraído el aceite de oliva virgen: pulpa, huesos, agua y una cantidad residual de aceite de oliva). Igual que en el caso del aceite de oliva virgen, el refinado es responsable de que su acidez sea inferior al 1%.

Tu opinión nos importa

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.