Cuando hablamos de leche ya no nos referimos a un único producto. Cada vez más personas sufren alergias e intolerancias alimenticias y esto ha hecho necesario que, en el caso de la leche de vaca, se planteen sustitutos vegetales libres de lactosa. Es así como las bebidas vegetales se han colado en el pasillo de los lácteos ofreciendo una alternativa saludable con una gama muy variada de sabores y propiedades. Tanto los intolerantes a la lactosa como veganos o personas a las que no les gusta el sabor de las leches animales encuentran un sinfín de opciones que refuerzan su dieta sin tener que recurrir a la leche de vaca.

 

Tipos de leche vegetal

Aunque se conocen como leches vegetales o leches no lácteas, se trata en realidad de bebidas elaboradas a base de ingredientes vegetales triturados y agua. Aunque puedan parecernos innovadoras alternativas a la leche de vaca, lo cierto es que estas bebidas ya se consumían en el Imperio Romano o en la China Imperial, y pueden extraerse de cereales (arroz, avena, quinoa, centeno y cebada), legumbres (altramuz, cacahuete, guisante y soja), frutos secos (almendra, anacardo, avellana y nueces) y semillas (cáñamo, semilla de girasol, semilla de sésamo y amaranto).

A continuación analizamos algunas de las leches vegetales que podemos encontrar en nuestro supermercado habitual:

 

Leche de soja

  • Es la más popular de las leches vegetales y ya ocupa un lugar propio en nuestra dieta al ser la leche vegetal con propiedades nutricionales más similares a las de la leche de vaca.
  • Rica en proteínas, vitaminas del grupo B y calcio.
  • También es rica en magnesio, que interviene en la absorción del calcio y es muy útil en problemas cardíacos, de hipertensión, artrosis…
  • No contiene grasas saturadas y ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos debido a su composición a base de isoflavonas, ácidos grasos y proteínas.

 

Leche de almendra

  • Es una de las leches vegetales más nutritivas, por ello se consume también como complemento alimenticio.
  • Tiene un alto contenido en magnesio, hierro, calcio y vitamina E.
  • Es rica en potasio, lo cual beneficia a la salud del cerebro y los músculos.
  • Su alto contenido en fibra ayuda a proteger la pared intestinal y contribuye a mejorar problemas digestivos.

Leche de arroz

  • Cualquier bebida vegetal puede prepararse en casa, pero sin duda la leche de arroz es la más accesible y sencilla, solo necesitaremos arroz hervido y agua, y siempre podemos añadir un toque dulce y canela.
  • Su contenido en triptófano y vitaminas del grupo B la convierten en una bebida con propiedades relajantes. Al mismo tiempo que proporciona energía equilibra el sistema nervioso.
  • Posee propiedades depurativas e hipotensoras.
  • Es ideal para controlar el peso ya que tiene menos calorías que la leche de soja y la de almendra.

Leche de avena

  • Debido a sus propiedades saciantes y su bajo contenido en grasas es una opción interesante para quienes desean bajar de peso.
  • Es muy hidratante debido a su alto contenido acuoso.
  • Al ser rica en betaglucanosos ayuda a disminuir los ácidos biliares del intestino y el colesterol.
  • Previene los problemas de tiroides, en concreto el hipotiroidismo, ya que ayuda a controlar el funcionamiento de la glándula gracias a su concentración de yodo.

Leche de nueces

  • No es la más popular de las leches vegetales, pero su dulzor natural y su textura ligeramente cremosa hacen que se haya posicionado en el mercado con un lugar propio.
  • Rica en ácidos grasos esenciales, proteínas, vitamina E y ácido fólico, y minerales como el calcio, magnesio, fósforo y hierro.
  • Tiene propiedades antioxidantes más elevadas que frutas y verduras como la naranja, la zanahoria o el tomate.
  • Gracias a su contenido en l-arginina, un aminoácido que protege la salud de nuestro corazón, ayuda a prevenir enfermedades cardíacas.

Tu opinión nos importa

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.