Tiendas gourmet. Restaurantes gourmet. Panes gourmet…. A día de hoy encontramos esta coletilla acompañando a casi cualquier término que tenga que ver con gastronomía, pero ¿lo estamos usando correctamente?

La palabra gourmet deriva de gourmand, que es como los franceses designaban a las personas que apreciaban y disfrutaban con el buen comer. Con el paso de los años la gastronomía fue evolucionando y volviéndose más exigente y dicho término fue evolucionando con ella hasta llegar a gourmet, mucho más estricto en su significado, ya que se refiere, según la RAE “a personas de gustos exquisitos en lo relativo a la comida y a la bebida”. Si vamos más allá y analizamos el significado de exquisito descubriremos que se refiere a “singular y extraordinaria calidad, primor o gusto en su especie”. En este sentido se puede afirmar que gourmet es la persona que busca extraordinaria calidad en la comida y bebida.

¿DÓNDE ESTA LA CLAVE PARA SER UN BUEN GOURMET?

El secreto no es otro que educar nuestra palatabilidad, es decir nuestra capacidad de disfrutar con los alimentos, y esto, aunque es algo totalmente subjetivo, surge de nuestra experiencia: de probar diferentes platos, exponernos a sabores y texturas, de manera que poco a poco vayamos creando una nueva red de referencias que nos van a definir como auténticos gourmets. Alguien que siempre come lo mismo, aunque busque sabor y calidad, no es un gourmet. Si por el contrario nos planteamos explorar, incorporando a nuestra dieta productos y platos que nunca antes habíamos probado,  estamos educando nuestra palatabilidad, obteniendo un rango más amplio de referencias que nos van a ayudar a ser más exigentes, más abiertos y más cultos, desde el punto de vista gastronómico

¿GOURMET ES SINÓNIMO DE EXCLUSIVO?

Llegados a este punto sería interesante plantearnos una reflexión:  ¿lo gourmet es exclusivo?, inevitablemente hemos ido vinculando el adjetivo gourmet a productos de precio elevado, a manteles de hilo y vinos finamente decantados pero, si nos paramos a pensar, quizá esto no sea indicativo de un gourmet. Hablamos de comida y bebida de buena calidad, no de la forma de adornarlas o adquirirlas, que encajaría más con el término sibarita.

Imaginemos que paseando la mañana del domingo por un mercado compramos unos tomates aromáticos que después preparamos en casa  de forma sencilla con sal y aceite de oliva gourmet. Aunque no hayamos hecho esferificaciones, espumas, ni invertido grandes esfuerzos culinarios, hemos seleccionado cuidadosamente los productos garantizándonos un magnífico sabor. La sencillez y el precio no están reñidos con la cualidad gourmet de un producto porque no tienen por qué determinar su sabor, ni el disfrute que nos proporcionan. De lo que sí nos habla el término gourmet es de calidad, y eso es algo que podemos cuidar fácilmente cuando decidimos los productos que incorporamos a nuestra cesta de la compra. Cuando nos preocupamos por no alimentarnos con precocinados o de elegir buenas materias primas.

Un estudio realizado recientemente por Nielsen sobre tendencias en la cesta de la compra revela que un 57% de los consumidores de nuestro país se preocupa por buscar un plus de calidad a través de productos Premium. Una vez más no hablamos de lujo ni de exclusividad, sino de interés por una alimentación de calidad. En un país famoso por su gastronomía como es España, las actitudes gourmet están presentes en el seno de los hogares.

En Día nos preocupamos por la calidad y el sabor de nuestros productos, y con objetivo de seducir a los gourmets más exigentes lanzamos nuestra gama de productos Delicious: cafés, pastas, arroces, conservas, embutidos, dulces… un espectacular catálogo de aromas y sabores seleccionados cuidadosamente para despertar tus sentidos.

2 comments on “¿QUÉ ES UN GOURMET?

Tu opinión nos importa

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.