La globalización ha cambiado el mundo en que vivimos y también nuestra alimentación. Productos como la quinua, el aguacate o las semillas de chía, que ni tan siquiera conocíamos hace unos años han logrado hacerse un hueco en nuestra despensa gracias a sus propiedades. Entre ellos ocupan un lugar destacado los superalimentos.

Se trata de alimentos de orígenes muy diversos. Podemos encontrar frutos, cereales, raíces, semillas, hongos, hierbas, aceites… la mayoría de ellos no se podían encontrar en nuestro país hace unos años y muchos proceden de lugares exóticos donde tenían un uso no solo gastronómico, sino también medicinal o estético.

Aunque los nutricionistas advierten de que ningún alimento por si solo tiene tantas propiedades como para compensar una mala dieta, es cierto que los superalimentos se caracterizan por tener un determinado valor nutritivo destacado y son perfectos si los introducimos en una dieta equilibrada, siempre que no lo hagamos esperando de ellos propiedades medicinales, sino una contribución a reforzar determinados aspectos de nuestra salud mediante la alimentación. A continuación te mostramos algunos de los superalimentos que a día de hoy podrás encontrar fácilmente en tu supermercado de confianza, y sus propiedades más destacadas:

  • Brócoli: originario de Asia y familiar de la col, la coliflor y el repollo, se extendió por todo el Mediterráneo por las redes comerciales establecidas por romanos, griegos y musulmanes. Destaca por sus propiedades antioxidantes, por ayudar a reducir el colesterol y prevenir el cáncer.
  • Aguacate: Originario de centroamérica, casi cuesta creer que la normalización de su consumo en nuestro país haya ocurrido en tan solo unas décadas. Entre sus beneficios encontramos su alto contenido en grasas saludables, omega 3 y ácido fólico.
  • Semillas de chía: También con origen en Centroamérica, estas semillas procedentes de una planta herbácea se presentan como una maravillosa fuente de fibra, antioxidantes, calcio y Omega 3. Equilibran el sistema digestivo y reducen el colesterol.
  • Arándanos: Este fruto silvestre de la familia del madroño procede de áreas geográficas frías como Canadá o el Norte de Europa. Además de un alto valor nutritivo tienen propiedades antioxidantes y previenen el envejecimiento del cerebro.
  • Kombucha: Presentada a modo de infusión del hongo SCOBY fermentado, llega a nosotros desde la china milenaría, donde se consideraba un elixir para la inmortalidad. Actualmente se le reconocen propiedades antioxidantes, depurativas y reconstituyentes del sistema inmunológico.
  • Quinua: Conocida originariamente como el “grano madre”, esta semilla ancestral consumida por los Incas contiene los ocho aminoácidos esenciales para el organismo y es rica en proteínas, todo ello le ha valido el reconocimiento de la FAO, que consideró el año 2013 como “Año Internacional de la Quinua”.
  • Jengibre: Con una presencia destacada en la gastronomía China e India, esta sencilla raíz se presenta como un antibacteriano natural especialmente beneficioso para el sistema digestivo: tanto para reducir nauseas como para mejorar digestiones pesadas.

A la hora de consumir los superalimentos lo ideal es conocer sus beneficios, de manera que podamos combinarlos adecuadamente con nuestra dieta. Siempre que sea rica en frutas y verduras, legumbres, frutos secos, cereales y pescados, los superalimentos van a ayudarnos a mejorarla y a dedicar un cuidado especial a aquellos aspectos de nuestra salud que puedan necesitarlo.

Tu opinión nos importa

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos marcados con * son obligatorios.